martes, 15 de diciembre de 2015

¿Spamear o morir?


Sí, lo sé, igual la RAE lee el título de este artículo y me retira la licenciatura en filología, ja ja ja, pero me da igual también me dan ganas de despojarlos a ellos de sus sillones cuando comienzan a hacer cambios absurdos en las reglas ortográficas. Además, si spamear no aparece entre sus vocablos aceptados, tiempo al tiempo, porque en el de ellos no estará pero en el nuestro es de lo más habitual. Y lo peor no es que la palabreja esté en nuestro día a día, sino que andamos rodeado de esos correos basura, de la saturación de publicidad en las RRSS, y justo ahí quería llegar.



El  pasado domingo, mientras intentaba concentrarme en la corrección de la novela que está a un tris de salir, cierta mariposilla me aguijoneo, como si de un abejorro se tratara, y claro , tras una productiva conversación sobre el tema a mí me entraron unas enormes de ganas de afilar la pluma… (Vale, Little Butterfly, ya lo sé a mí no hay que aguijonearme demasiado para saltar, ja ja ja…)

¿Es necesario tanto Spam?

Cada mañana cuando abro el Facebook me encuentro con decenas y decenas de publicaciones de compañeros bloggers y escritores, intentando vender su  nuevo artículo, su última novela, una nueva reseña, promoción, sorteo… No hace falta que siga enumerando porque todos sabemos de lo que hablo, siendo sincera en la mayoría de los casos ni siquiera me paro a leerlo, ni a regalar “likes” (en más de una ocasión he comentado que no doy “me gusta” porque sí , por esperar uno a cambio, si lo pongo es porque lo he leído y creo que se lo merece); solo me paro a leer las novedades de aquellos escritores que me interesan (amigos o a los que leo) y, ahí es adonde quería llegar.

¿Acaso soy yo la única que lo hace? ¿Acaso soy la única persona que solo lee las novedades de los escritores y bloggers a los que conoce? Y sobre todo, ¿sirve de algo dedicar tanto tiempo a enviar y enviar nuestra publicidad a cientos de grupos en los que estamos los mismos? Grupos en los que entras y  compruebas que, en la gran mayoría, solo hay publicidad y más publicidad de nuestras novedades que nadie se ha parado a leer.

Y  justo ese planteamiento fue el que surgió el domingo mientras mi  querida Little Butterfly (la novelista Chary Ca), y yo hablábamos. Ahora mismo, por ejemplo, ella gracias a las absurdas normas de Facebook se encuentra que no puede ni comentar en sus propios grupos y estando a nada de publicar novela se supone que es un marronazo. Y yo , que también me encuentro a días de sacar novela, me planteo: ¿Spamear o no spamear?

¿De verdad sirve saturar las RRSS con spam sobre mi nueva novela? ¿De verdad futuros posibles lectores van a leer  reseñas, ver booktrailers…en esos grupos a los que llega cada día decenas de publicidad de otros tantos autores que como yo o  Chary Ca intentamos hacernos un huequito?


Párate a mirar los “likes” recibidos en tus promociones y reflexiona: ¿cuántos de esos “me gusta” han sido dados por tus fieles lectores y cuantos por gente que acaba de conocerte? ¿Cuántos de ellos son sinceros y cuántos están esperando que tú hagas lo mismo? Y tras meditarlo si estás de acuerdo en la necesidad de buscar otros medios, sin saturar, medios verdaderamente útiles aguijonéame a mí o a la mariposilla que estamos dándole vueltas al tema. ¡Te esperamos!

Muaaaaaaackis...muaaaaaaaackis

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo. Yo me salí de los grupos, porque me aburrí de que en todos estuviera la misma gente, que en su gran mayoría no son lectores: ¡nos estamos vendiendo la pomada entre nosotros mismos! Yo de vez en cuando me sorprendo con nuevos likes y comentarios en mi página de autora sin haber hecho nada, y eso es lindo. Gente anónima que pasa a dejar un saludo. La verdad es que después de salirme de todas partes, interactúo menos, porque me doy cuenta que en realidad no me sigue nadie, pero estoy menos estresada que antes. Me enfermaba abrir el face y ver no 3, sino 6 publicaciones iguales: "fulanita de tal publicó en tal grupo", yo no lo hacía, no invadía así que opté por alejarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he llegado a esa conclusión, por eso, publico en mi muro, en la página de lectoras(juro que estoy por cerrarla y redirigirlo a mi página de Facebook al fin y al cabo esa es la profesional no la personal) y poco más. No sirve de nada ver los "like" de las lectoras que ya tiene, miento, sirve para saber que están ahí. Pero, ¿Cómo atraer nuevos lectores? Esa es la cuestión.
      Muaaackis...muaaackis

      Eliminar