martes, 1 de marzo de 2016

Revolución rosa


No, la vida no es color rosa, ni siquiera cuando estamos enamorados la vemos de ese color, por mucho que Édith Piaf nos cante La vie en rose. No, el color rosa no es uno de los colores con los que me identifico o, mejor dicho, identificaba; y otro no: no escribo novela rosa

No, no escribo novela rosa pero sí escribo novelas en las cuales hay una trama romántica, novelas en las que los personajes se enamoran y desenamoran, cantan, ríen, lloran, trabajan, sueñan, se relacionan con otros personajes, viven...

Y por más que a muchos les pese, las novelas enmarcadas en esa trama romántica están en pleno apogeo. Las editoriales lo saben, muchas son la que han creado sello editorial propio para publicar novela romántica, bien sea contemporánea, histórica, paranormal,erótica... 


Esto que a priori podría ser la panacea para el género, y para los autores del mismo es un arma de doble filo. ¿Por qué? No todo lo que llega tiene la misma calidad, 

esto no solo ocurre en romántica sino en cualquier género y ámbito del arte

y esto que es algo de lo más normal, como también lo es: no gustar a todo el mundo, los autores de romántica lo pagamos el doble de caro. ¿Por qué? Simple, los detractores de la novela romántica e , incluso muchas editoriales, tildan nuestra obra como: simples, tramas sencillas en las que siempre hay un final feliz. Parece ser que solo nos falta terminar con el célebre: fueron felices y comieron perdices.



    ¿Novela de género? ¿La calidad no es lo fundamental? No me quiero plantear si con novela de género, se refiere a los géneros literarios o si es una distinción sexista. ¿Acaso los lectores de romántica no tienen criterio? ¿Acaso los lectores de romántica no saben diferenciar entre una buena historia y una que no lo es? 

    Yo no leo cualquier cosa, he leído comedia romántica escrita por chicos, hay chicos que me leen y, soy de esos lectores a los que la portada de un libro es lo menos que les importa, si por mi fuera las mías llevarían el nombre de la obra, el mío y nada más; lo importante está en el interior aunque parece ser que eso queda muy bonito decirlo a boca llena pero a la hora de la verdad no es así.

     En definitiva, parece ser que a pesar de hacer caja con nosotros no jugamos en primera división y, ni siquiera sé si lo hacemos en segunda o nos quedamos en regional. y todo por intentar hacer pasar un buen rato al lector.

     Sí, porque mi misión cuando me siento ante las teclas no es ilustrar sobre temas políticos, históricos, migratorios, económicos...aunque a veces algo de ellos se cuele en alguna página, porque señores la vida no es rosa pero si yo puedo ayudar a verla un poquito de ese color lo hago o, al menos lo intento. Sí, porque para problemas los propios, para penas las de uno, si quiero informarme leo la prensa y veo las noticias pero, cuando abro un libro lo hago para evadirme del día a día, para disfrutar con la historia de esos personajes que llegan a ser parte de mi familia, para meterme en su piel y colarme en sus zapatos, para ver el mundo a través de sus ojos y sentir en carne propia sus alegrías y sus penas, sus amores y desamores.

   Por eso, porque somos muchos los que disfrutamos con un final feliz, sin perdices al final, prefiero la terapia tequila de una compañera y amiga, que siempre mariposea a mi lado abordando los mares de las letras, ha surgido esta #revoluciónrosa para que se nos oiga y respete. No solo a los escritores sino, sobre todos a nuestros lectores.

#vivoescriboypiensoenrosa
#leeRomántica
#revoluciónrosa






17 comentarios:

  1. Que voy a decir, si como bien escribes soy parte activa de esta #revolucionrosa. Cierto es que no escribimos sobre física o química, pero señores y señoras que nos tratan con mínimo respeto. Escribimos historias de personas, con valores, con sentimientos nada ajenos a nosotros mismos y aunque les pese, ayudamos a muchos lectores que necesitan leer para disfrutar. A mí como lectora de novela romántica no se me ocurrirá nunca tirar por tierra la labor de mis compañeros escritores de literatura fantástica, pero no por eso pienso que sea basura que se escribe en un ratito mientras están en la cola del banco. Señores seamos serios. Escribir sea lo que sea, conlleva un gran trabajo. Si difícil es montar una trama, imagínense como resulta montar esa trama si encima le tienes que poner sentimientos encontrados, atracciones y que todo sea creíble. Me gustaría que más de uno se pusiera en nuestra situación. Pero me desvió, lo cierto es que tenemos que ser capaces de que esta revolución se oiga en las RSS y poder con ello dar a la romántica el lugar que se corresponde. Un beso pirata con la pluma afilada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué quieres que te diga? Ja ja ja...espero que la #revoluciónrosa triunfe em las RRSS.
      Muaaackis...muaaackis

      Eliminar
  2. Una entrada estupenda. Justo ayer en mi canal de youtube subí un vídeo en tono irónico titulado La romántica es una mierda, criticando exactamente lo mismo que tú has relatado en tu entrada.
    Lo que más gracia me hace es la frase de la editora, que no tienen por qué tener calidad...
    Pues yo, ya no como autora, sino como lectora, pido calidad en las novelas que leo, porque por culpa de esos comentarios, la romántica no se respeta como debería.

    Me uno a la revolución rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Melanie
      Me han hablado de tu video, aún no lo he visto pero lo veré!!! Lo de la editora tiene delito, si se publica sin importar la calidad poca importancia se le da al lector y, eso a la larga terminará por repercutir en el género romántico.
      ¡Me alegra que te sumes a la #revoluciónrosa!
      Muaaackis...muaaackis

      Eliminar
  3. Muy buena entrada, Elva. A mí me fastidia mucho que se cuestione la calidad de TODA la romántica, o casi toda, ya que siempre hay subgéneros que parecen mejor vistos. Olvidamos que chapuceros y oportunistas los hay en todas partes, y también que el objetivo principal de una novela romántica (a mi entender) es entretener y emocionar. Puede enseñar más o menos en función de la trama y el subgénero, pero aquí no se trata de demostrar nada, creo yo. Y por supuesto eso tampoco implica que se pueda escribir cualquier cosa y de cualquier manera y hacerla pasar por romántica.
    Pero buscar el final feliz, o el "continuará" con una puerta abierta a la ilusión y la esperanza, a mí me parece una forma estupenda de poner un poco de color de rosa en esta vida que a veces ya es suficientemente negra. Yo voto por los finales felices y por las historias bien contadas que consiguen que me sumerja en ellas sin darme apenas cuenta y me dejan una sonrisa en los labios y un suspiro de satisfacción. Me apunto a tu #revoluciónrosa
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo añadir ni una coma, totalmente de acuerdo.Creo que somos muchos los que sentimos lo mismo y ya es hora de reivindicar nuestro hueco.
      Me alegra que te unas a la #revoluciónrosa
      Muaaackis...muaaackis

      Eliminar
  4. Excelente entrada... solo discrepo en una cosa: la portada forma parte del todo y es también importante. Una portada cutre desluce lo de dentro y da la impresión de que nos e ha cuidado el todo. Una portada bonita es un envoltorio de lujo para nuestro trabajo y, como tal, la reivindico con la misma seriedad que el resto. Por lo demás, totalmente de acuerdo, hacer caja a costa de nuestro trabajo y desmerecerlo con declaraciones, intenciones, formas y maneras contrarias a ello, no creo que sea la mejor manera de que los demás nos valoren como merecen nuestras historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joana
      Me alegro que te haya gustado y discrepar es lo más normal en esta vida, ja ja ja, sería aburrido que siempre pensáramos igual. Con mis palabras no quiero decir que no se cuide, cierto que yo lo he llevado al extremo, pero quiero que elijan mi libro por mí, y hay quien vende más por la portada o, eso dicen...porque venderás el primero pero no el segundo si el contenido es malo.
      ¡Bienvenida a la #revoluciónrosa !
      Muaaackis

      Eliminar
  5. Maravillosas palabras querida Elva, coincido contigo en lo que dices. Sin afan de ofensas, hoy dia el mercado literario esta lleno de mucha gente que publica, pero muy pocos son los verdaderos autores capaces de hacerte vibrar y sentir,. como tu soy muy exigente y selectiva con los libros y lectores que escojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mariela, muchas gracias por comentar. Sí,hay mucho publicado y no todo se ha ganado ese derecho. Me duele que prime más el "negocio" que la calidad.Totalmente de acuerdo contigo.

      Eliminar
  6. Me sumo a esta holeada, estoy de acuerdo contigo y con vosotras al 100%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Adela! Un placer tenerte en la #revoluciónrosa.
      Muaaackis...muaaackis

      Eliminar
  7. APOYO la idea pero no me sumo, no me gusta el color que eligieron y no me identifico absolutamente con él. Creo que el rosa es un color lleno de significados estereotipados que lo único que hace es apoyar la diferencia (rosa, celeste; nena, nene; ellos sí, ellas no). Yo #leoyescriboromántica pero NO ROSA, lo erótico NO es rosa, de ninguna manera. Es ROJO en todo caso, por lo tanto me siento excluida de esta corriente. Saludos y mis respetos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Grace
    justo se ha elegido el color como ironía, creo que he explicado que la romántica no es rosa. Yo mo escribo rosa, no me identifico con el rosa pero hay quien mete toda la romântica en el mismo saco y además dándole ese sentido peyorativo de ahí la elección del color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nadie entiende eso fuera de esta publicación, Elva querida. Y lo peor de todo es que ves los colores rosas en Facebook y nadie sabe explicar el motivo, así que tu idea se desvirtuó fuera de aquí y quedó el ROSA como símbolo de la novela romántica. Investigando yo pude llegar a la fuente (tu blog), por curiosa que soy. Saludos, <3

      Eliminar